Skip to content

Sin procesar

September 5, 2010

 

Hacia tiempo que no escribia…
Con esto queria crear una imagen mental nitida, contar algo.
Se que tiene que corregirse, procesarse y mas bla bla bla

 

Era un día caluroso, los primeros paseantes se saludaban con un leve movimiento de cabeza, con la familiaridad que crea la costumbre de verse tan al alba. Los rayos solares aun muy bajos dibujaban sombras prominentes donde se podía resguardar uno de la dureza del sol. Ningún automóvil molestaba, por lo que la atmosfera ausente de sonidos  se mostraba artificialmente extraña…
Los servicios de limpieza desde muy temprano, se afanaban en limpiar la playa de los residuos que la marea había traído, permitiendo reconocer la contaminante acción del hombre moderno. Aprovechando la ausencia de domingueros, los perros correteaban jugando en la orilla  a morder las olas, sus dueños hablaban de los planes para su jornada libre.
Ausente a todo este ajetreo, el fabricante de figuras retocaba el dragón y el castillo medieval que la lluvia nocturna había desfigurado. La radio soplaba música de otros tiempos, quizá de su infancia en el lejano oriente…
Su naturaleza perfeccionista le obligaba a tocar y retocar todos los detalles, hasta lo que no se veía.
Así se ganaba la vida, de las monedas que la gente depositaba con cierta puntería en el cubo de plástico. El paseo se hallaba sobre la playa, las monedas al caer sobre el balde, hacían un ruido característico. Cuando comenzó en esto de la vida bohemia olvidaba poner el cubo con lo que la mitad de las monedas se quedaban entre la arena para gusto del buscador de metales… Un trabajo duro el de nuestro amigo, al sol toda la jornada protegido por una triste sombrilla encontrada a última hora, propiedad de algún despistado playero. 
 
Ya para esta hora habían desaparecido las parejas de amantes que en las noches acudían a la playa para componer  odas y serenatas  de gemidos y exclamaciones de  lujuria. Poco concienciados con el respeto cívico dejaban los plásticos protectores con sus fluidos ya inútiles… De cuando en cuando las gaviotas los arrastraban más allá del horizonte en un esfuerzo de ocultar la inmundicia humana.
En el paseo, la playa se contemplaba como un lugar donde la naturaleza se metamorfoseaba, un desierto árido donde un mundo ajeno al  habitado. Los camareros en su ajetreo sin fin  montaban las terrazas moviendo sillas, mesas y pesadas piedras  que sujetarían enormes sombrillas. Algunos vestidos de chaquetilla, sudando la gota gorda miraban con envidia a los que lo hacían en pantalones  veraniegos y camisetas sin mangas. 
Los africanos venidos de  lejanas tierras tras un largo caminar, extendían sábanas y mantas para exponer sus discos piratas y bolsos de marca. Hablaban en su árabe natal, en estos tiempos de disfrute de los sentidos, ellos, disciplinados siguiendo los preceptos de su religión ayunaban de la mañana al oscurecer en el llamado ramadán. A lo largo del  día las tentaciones eran muchas, algunos cedían demostrando que el pecar es humano y los humanos caen una y otra vez en las trampas que ellos mismos preparan.
Sobre la línea de paseo, sobre una suave pendiente se hacinan chalets, palacetes construidos sobre la corrupta explotación del pobre y algún edificio construido tras sobornar al equipo municipal pertinente. Un pasado esplendoroso, para algunos, sin duda, que embellece el entorno haciendo del lugar un bello  paraje.
Conocido entre los amantes de la jardinería por la presencia de exuberantes conjuntos vegetales. Césped de británica apariencia, setos armoniosos, palmeras que rascan el cielo y flores de vivos colores, todo un espectáculo que agradecen los sentidos.
Como no podría ser de otra forma el mar que lo llena todo, especia el aire con salitre yodado, amado y reverenciado por siempre, su presencia deja sin aliento al que jamás lo vio, provocando en el que si lo hizo una nostalgia que le acompañara en su lejanía.
 
En el muelle los pescadores lanzan sus cañas, matando el rato entre captura y captura , hablando de hipotéticas lubinas y doradas  que solo en su mente existen. Nos hablan de la relación entre hombre y naturaleza para su supervivencia que parece olvidada aunque aun existe.

Advertisements

From → Uncategorized

3 Comments
  1. Buscador permalink

    Es una verguenza, esta lleno de errores de composicion… O lo arreglas o lo quitas No hay otraBuscador

  2. Ana María permalink

    Déalo, tal como está.Qué más da, dime, qué más da.Más quisiera yo que alguna frase, aunque solo fuese una saliera de mi.Me gusta la historia.Pero como tú bien dices…Aunque ya te digo, da igual

  3. Buscador permalink

    Da igual, a quien le da igua…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: