Skip to content

Putos vecinos

August 3, 2009

Maldición, los vecinos bailan de nuevo

En mi caso, son los de arriba, otros asentirán hacia abajo o
en cualquiera de las direcciones donde se encuentre un tabique común.

Desde que se murió la viuda que ocupaba ese piso, se llevo
la paz. Sufro condenación de  golpes atronadores,
músicas nocturnas y gritos de locas despeinadas. En un principio la persona que
compró el lugar, parecía formal y seria. Ciertamente con el paso de los años lo
he podido comprobar en cada una de las reuniones  de la comunidad. Sin embargo, la supuesta
capacidad para conseguir inquilinos respetables o  aparentemente decentes, le quedo para
septiembre cuando curso esa asignatura.

El arquitecto que construyó este edificio debería tener una
mención honorífica en el libro de constructores ilustres. Lo hizo de sólidos
cimientos y resistentes suelos. No obstante, al llegar la noche, todos sus
esfuerzos parecen desaparecer, indicando al ocasional visitante a creer está en
una casa de papel o en una cabaña de paja que el lobo derribaría en un instante.
Como si de una lúgubre cueva llena de chirriosos murciélagos o ciénaga ponzoñosa
se tratará empiezan a sacudir, patalear, golpear cacerolas y azotar fantasmas
¡Qué se yo! Todo retumba.

 

Ayer sobre las cinco de la tarde, harto de tanto alboroto
subí lleno de furia. Había pensado en poner los altavoces sobre el techo para
deleitarles con  música del pacífico
austral, pero decidí encarar el problema directamente. Toqué la puerta calmado
o al menos sin dejar de respirar profundamente. Tardan en abrir. En un momento,
unos pasos suaves pero raudos, se acercan, la puerta se abre, una mujer cruza   con un niño en brazos, le acompaña su prima,
son muy parecidas, arrastrando  a una
niña, no se detienen, bajan deprisa, con cara de miedo. Ni me miran. Entre tanto
aparece  un individuo con cara de
ofuscación. Dice tener problemas maritales, no lo dudo, con su mala ostia no me
extraña. Le explico que llevo varias semanas soportando los ruidos, me mira con
cara de burro y dice que no  me desea sus
problemas que sufre un infierno con su bendita esposa.

Pienso yo qué tendrá que ver el tocino con la velocidad, solo
quería hablar de los golpes en el suelo, no de su matrimonio.  Si es un bruto y quiere acojonar a su mujer
martilleando el suelo, lo único que conseguirá es sacar el peor de los
personajes que hay en mí. Bajo sin muchas ilusiones.

De momento parece que terminaron haciendo el amor, ya
que no se ha vuelto a repetir la serenata

Advertisements

From → Uncategorized

3 Comments
  1. Ana María permalink

    uys si yo te contara una historia…y es cierta, no se si la tuya lo es, pero se podría imaginar con eso y darle más voladeras.Es una buena mina, si que si

  2. vgtghtyhv permalink

    hola tio, como estas. espero que bien. quiero agradecerte tu comprension y tus palabras de apoyo. ciertamente soy de esas personas que no pueden estar callados, que tal y como un pensamiento revolotea por mi mente, allá que lo suelto, pese a quien pese. eso me sirve tambien para darme cuenta quien esta conmigo por como soy y quien no. vosotros si me habeis demostrado que estais conmigo, y eso pa mi no tiene precio. lo dicho, muchas gracias por estar ahi y un abrazo, Ventu

  3. AMELY´A permalink

    Lo mejor para librarse de vecinos ,vivir en una casa en medio del monte,diossss ya me gustaria a mi tener una .saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: