Skip to content

Madri

March 18, 2009

 

 

Madrid, de nuevo, empieza en la Gran vía. Limpiándose uno los zapatos. Te sientas y miras como la gente desvía sus miradas para observarte unos instantes. Resulta extraño. A lo lejos, veo, de reojo a las putas, son las de siempre, las mismas, con sus encantos magnéticos. No las mires jamás directamente, caerás en su embrujo. Para cuando te des cuenta, estarás desplumado  y no tan satisfecho como pensabas.

 Madrid me sorprende con sus calores, que en este invierno ya moribundo, nos permite, olvidar por unos días los abrigos. Si te descuidas tu cara enrojecerá. Ésta vez,  mis desplazamientos  fueron desde la plaza castilla hasta el prado. Camino que recorrí andando. La Cibeles ni se digno en mirarme, no importa, llegarán los días en que no me podrá vivir sin mi presencia.

Una refrescante cerveza, como solo la sirven aquí, para quitar el mal sabor de boca de tanto gastar suelas. En algunos establecimientos te asaltan nada mas servirte. Un camarero renqueante con alzas en un pie, ameniza con su buen hacer castizo el presunto atraco.

En arguelles comida en buena compañía, dicen que los ángeles no moran en la tierra, cierto, pero tenemos diamantes, brillantes y bellos que  satisfacen mis sentidos agradablemente. El tiempo pasa volando, tanto que uno dice: “no puede ser”.

Madrid y sus  exposiciones, muchas fotos… A veces te decepcionas, aunque siempre sacas cosas buenas ya que la vida es así,  neutral ante la desgracia, igual de neutral ante la gracia.

Un gaitero en el edificio de telefónica, único lugar donde puede ensayar con gusto, la gaita es un instrumento para tocar en espacios abiertos. Un poco molesto, sin embargo seamos tolerantes. Entro en el espacio lúdico  Movistar. Curioso lugar donde todos los móviles expuestos dan descargas eléctricas, según un empleado, debido a la electricidad estática que contiene el suelo. Mis playeras eran aislantes y con todo sufrí tal suplicio. Una de cal y otra de arena dice el  refranero español.

Hice una travesía culinaria por el Asia: China y Japón. Interesante el concepto japonés de los alimentos. Tomé un menú de unos cuantos platos, demasiados, había desayunado hacia poco. Por la noche, en el gigante amarillo, muy buenos gestores gastronómicos.  Una explosión de salsas. En resumen, disfrute de ambas experiencias

Compartí momentos con la familia, es bueno reunirse vivencias en común, sobre todo de la infancia y eso siempre se recuerda con cariño.

El tiempo pasa suave, volvemos a nuestros lugares habituales. En la estación de autobuses, mucha gente, tantos colores como historias. Debido a la naturaleza humana, avisan sobre lo adecuado de mantener cerca de uno sus pertenencias.

Este viaje no fue distinto al resto de los que ya viví. Aprendí que la asertividad es una fuerza  a  tener en cuenta y que se deben leer todos los tickets que te entreguen para saber qué es lo que te cobran y que no te cobran.

 

 

 

Advertisements

From → Uncategorized

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: